Gauntlet

Thor, Merlín, Thyra y Questor. Así se presentaban estos cuatro héroes dispuestos a matarlo todo... TODO.

Track and field

Estamos ante el juego que (probablemente) más botones, mandos, teclas, joysticks, etc… ha destrozado a lo largo de la historia de los vídeo juegos. Estamos ante Track and field.

Double Dragon

Decir Double Dragon es decir lucha, infancia, mamporros, fulanas, negratas, patadas voladoras, codazos… Estamos ante el que probablemente ha sido el mejor juego beat’em up de todos los tiempos.  Y nosotros lo vivíamos con cada moneda y dos únicas intenciones: terminártelo únicamente con cinco duros y verle las bragas a Marian.

Tiger Road

Rápate. Pilla un hacha. Enfádate con los malos. Y sólo entonces estarás preparado para… ¡EL CAMINO DEL TIGRE!

Retr0alba 2014

Me enteré de Retr0alba gracias a un whatsapp de mi amigo Juanma. Ojiplático y estupefacto me quedé al pensar que algo, que para mí era como una especie de paraíso, casi pasa de largo y en silencio. Anulé el viaje que tenía planificado ese fin de semana, un poco por mí, un poco por vosotros, con el único fin de poder asistir. Os aseguro que no me he arrepentido ni un poquito.

Super Hang-On

El barrio. Esas dos palabras que tan nerviosa ponen a mi mujer. El barrio. En él crecí, jugué, besé por primera vez y aproveché, como jamás volvería a hacerlo, de todas y cada una de las monedas de cinco duros que me daba mi abuelo. El golpe de un cuerpo metálico duro al caer en un cajón de madera implicaba que era de los primeros en llegar. 

Mataría por ti… pero en 8 bits (I)

Mueve el mundo, y no es ni la traslación ni la rotación. Es sentirte gélido y acalorado, y no es un escalofrío. Son mil cosas buenas a la vez y apenas dos malas, y no es un iMac. Cuando es bueno es como ver una actuación en el circo, y si es malo se asemeja al terreno vacío que deja la carpa desmontada... una vez terminada la función.

Tehkan World Cup

Si eres un mengajo que apenas levanta un palmo del suelo, y Torrecillas (que era el dueño de la horchatería de mi barrio) te ofrece que le ayudes a descargar un camión de azúcar a cambio de un vaso de horchata, o un helado o un par de partidas a la máquina, tú alucinas. Así conocí la horchata de chufa casera, el Friburón y el Tehkan World Cup, y así me volví un enfermo del fútbol y los vídeo juegos. Lo de enfermarse con la horchata se lo dejo al Mascamarras, mi amigo de la infancia, al que aún le dura el vicio.