Crear cuenta


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Estoy bastante seguro que conocerás las expresiones: “no times a un timador”, o por ejemplo “la banca siempre gana”. ¿Sí? Pues bien, puedes aplicarlas a @Cinemascopazo. Porque tú puedes ser perro viejo y saber que todas las semanas te van a traer una joyita, da igual época o género; o por el contrario, que acabes de descubrir Cinemascopazo como aquel pipiolo el cual entra por primera vez en un casino, donde todo los estímulos le producen chirivitas en la cabeza. Da igual el caso, el hecho es que cada película que anuncian, te hacen el lío, te sorprenden y hacen que quieras volver a por otra. En esta ocasión, tuvieron la desfachatez de traer el clásico de 1973, ‘The Sting’ (El Golpe).

Con ‘Río Bravo’ me pillaron con la guardia baja, pero esta vez venía preparado gracias a @ArturoGCampos. En su día, tuvo el detallazo de hacer un Cinexín con @elmonaguillo en @_LaParroquia donde la pusieron como una de estas películas en las que da igual cuanto tiempo pasa ya que siempre es un gustazo verla. Y la culpa se resume en tres nombres: Paul Newman, Robert Redford y Robert Shaw. Metidos en una historia de pillería, cartas y apuestas en la América de la depresión. Lo que definitivamente me hizo querer verla fue una escena de genialidad tanto del director Goerge Roy Hill como de Paul Newman que comentó Arturo. Te la dejo aquí, a ver si pillas el detalle…Sin spoilers claro.

¿Lo has pillado? En ella, te hacen la envolvente de una manera muy simple. Tú estás viendo que Newman le hace un truqui de cartas a Redford. Lo suyo es que de primeras, cuando sólo se enfoca a las manos barajando las cartas mostrando la destreza con ellas, tú pienses: “ya está, aquí te están dando el corte y quien hace el meneo de la baraja es un jugador profesional”. Luego cambian el enfoque, y la sonrisa más de puto amo que le puedas ver a Newman. Entonces la cámara se vuelve a centrar en esas manos jugando con la baraja y el as de picas hasta que llega el momento en el que en vez del esperado corte para enseñarte la cara de Newman…la cámara se eleva lentamente sin corte alguno y ves cómo le lanza un guiñito a Redford. ¡Ese guiño es para toda el público que no pensaba que fuese Newman todo el rato!…Lo dicho, de genios.

Así es la toda la película, te está enseñando el guisante, te remueven las cáscaras de nueces y cuando te tiene pensando que es una cosa…Zas. Desde el principio entras al trapo y te dejas seducir por lo que te están vendiendo (por el cómo y el quiénes), apostando por llevarte el bote final. Toda la sinápsis empieza a través del asesinato del mentor de Redford. Que tras dar un palo a un mindundi y llevarse la pasta de un gran mafioso (Shaw), éste toma su pequeña represalia. Así, Redford recae bajo la tutela de Newman, el estafador por excelencia, para montar el golpe contra Shaw a modo de venganza por lo del asesinato de su colega. Que tema aparte, si ya empatizabas con ese personaje, te enteras por boquita de @JuanGomezJurado que ese actor es el padre del de la voz de Darth Vader o de Mufasa, y hace que le quieras mucho más (James Earl Jones, ponle cara como el rey de Zamunda o el que le corta la cabeza a la mamá de nuestro Jorge Sanz en ‘Conan’).

Pero ‘El golpe’ no es una venganza, es sólo la mecha de lo que realmente acontece. Se produce una orquestación liderada por Newman y Redford de un buen grupo de timadores para tangar a Robert Shaw. Donde no se puede conformar con sajarle únicamente la cartera, hay que pegarle tal palo que lo dejas tiritando y sin saber por donde ha venido. Es cuando se despliega toda esa artimañana diseñada por la cabeza de Newman por hacer algo grande, algo por lo que merezca dejar de lado la bebida y recobrar la compostura. Una motivación especial por la que merece la pena arriesgarte aunque lo puedas perder todo, incluso la vida.

Encima la ambientación de la época hace que todo luzca más. No te cuesta meterte en esas calles de una américa que intentaba salir de la depresión, pero en las que todo funcionaba a base de trapicheos, desde la base hasta la clase alta. Estilando esos trajes y sombreros, todos fumando cigarros y vasos de whisky para beber. También te digo que dejaron el país sin palés para meterlos todos en los callejones de la ciudad.

Así, ‘El Golpe’ se llevó 7 Oscars de 10 nominaciones. Película, director, guión, y el resto en categorías artísticas incluido el de banda sonora. No por nada es más que reconocible la cancioncita de entradilla de créditos. Lo que no me explico por la falta de premio es algo que he intentado transmitirte desde el principio. La actuación de Newman, Redford y Shaw. Cada actuación individualmente te aguantaría ya de por sí la película, pero si las sumas, te acaban convergiendo en escenas que de difícil manera quisieras desechar. Sea por el desparpajo de Newman, la elocuencia de Redford, o esa rabia controlada de Shaw, todos se enfilan en despuntar y quedar por encima de resto en lo único donde no hay trampa alguna, el estilazo de sus actuaciones.

Realmente no necesitas más motivos para ponerte ‘El Golpe’ por primera, segunda o la vez que sea. La película es una apuesta segura de dos horas y pico con una mano con cuatro ases en la que “pagas” por ver esa mano y resulta que es una escalera real de color. Y aun después de ver el truco, te aseguro que vuelves a caer de nuevo por verla.

Lo bueno es que con Cinemascopazo todavía queda más juego. Y cuando tienes tu copazo con #CocaColaMix sale a escena @MarcosMass y su minuto de gloria. No necesitas tanto tiempo para darte cuenta lo realmente jodido que es sacar todas las semanas una canción y comprimir en ese minuto la trama de una película, y además de una forma que consigue que acabes muerto de risa. Te lo comento por si te extraña que siempre acabe con la multitud de aplausos del público que asiste.

Luego es cuando viene lo de sentarse y hablar con los bonitos de cara. Para esta ocasión han contado con Marta Flich (@martaflich), que si la conocías por sus tutoriales de análisis económicos que para algo es economista, encima tiene la cara dura de ser actriz y partipar en cosas como lo de @solocomedia. Ahí es nada. Con ella las apuestas suben y te dejan claro la situación económica/social de aquella américa, la crítica racial, etc. Aparte, gracias a Felipe González y Aznar, Marta te enseña cositas de rodajes de cine.

Esta partida se desarrolla en esa sucesión de manos en la que los tres demuestran su devoción por la actuación que verás en ‘El Golpe’. No obstante, a mí no me quedó claro quién está más prendado de Newman. Lo que sí te quedará clarinete cuando los veas en el Cinemascopazo, es cómo acabó Newman en la peli. O por qué sale cojeando Shaw. Detalles que tras ver ‘El Golpe’, tendrás que claudicar ante escasa consciencia de ellos. Ahora, se mire por donde se mire, nadie entiendie lo del tiovivo en esa casa de…Bueno, tú ya sabes pillín. Con Cinemascopazo y ‘El Golpe’ no puedes perder.