Crear cuenta


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

A estas altura de la película, si no te habías enterado de qué va esto de @Cinemascopazo, de lo que @ArturoGCampos y @JuanGomezJurado con el resto de su equipo han estado montando para ti, sólo puede ser achacado a tu topería. A ellos seguramente les llamaron locos e incrédulos a la hora de proponer llevar al cine a las gentes de una manera bastante gratis para disfrutar de alguna gran joya del cine. Además con el aliciente de ser también partícipe del programa como asistente en la mesa redonda que hacen con algún invitado de renombre (toca ser agradecidos a #CocaColaMix por creer y apostar por ellos). En mi caso, ya me dejé abducir por esta anomalía para que me acercaran a otros mundos cinéfilos mas allá de los que yo era consciente, y ahora no puedo hacer otra cosa que invitarte a que te inicies y te subas a la nave de Cinemascopazo con: ‘Encuentros en la tercera fase’.

Filmada en 1977 por Spielberg, supuso la consolidación del director. Él lo acababa de petar con ‘Tiburón’, el primer blockbuster de la historia, y tras rechazar hacer la segunda parte, invirtió el crédito ganado para sacar adelante una idea que siempre tuvo en mente. Ya antes de que se pusiera la gorrilla, Spielberg tenía fascinación por la ufología y los avistamientos. Pero más allá de la germinación radiofónica de Orson Welles y las posteriores invasiones fílmicas con sus pertinentes intentos destructivos para nuestra especie, el “rey Midas” prefería tener una visión más pacífica de los potencialemente amigos extraplanetarios. No tardaría en culminar este sentimiento, ya que cinco años más tarde estrenaría ‘E.T., el extraterrestre’. Nunca nadie ha conseguido que las personas puedan querer tanto a un cagajón de medio metro. En cualquier caso, ‘Encuentros en la tercera fase’ estuvo tan bien hecha que contribulló a expandir la creencia minoritaria y conspiranoica que se tenía sobre avistamientos, etc.

Lo cierto es que nunca me había parado a pensar sobre el título de la película. La parte de “encuentros” la tienes bastante clara, pero ¿lo de tercera fase? ¿Quién se ha pasado las dos primeras fases?. La respuesta os la dejo dentro del trailer subtitulado. Todo muy setentero, te recomiendo que le eches un ojo para que veas quien más estuvo dentro del proyecto, y también porque ver a un imberbe Spielberg hace que le quieras estrujar las mejillas.

Habrás comprobado que no le faltó asesoramiento tanto por la parte puramente fílmica con Williams o Rambaldi, como por la ufológica al contar con un elenco de “expertos” en la materia. No es entonces de extrañar que la peli saliese tan redonda cual platillo volante. Además Richard Dreyfuss, el biólogo marino de tiburón, lo clava en su papel de cabeza de una familia de clase baja que al tener un encuentro inesperado se obsesiona en la búsqueda de un significado más allá de lo terrestre. En paralelo, tienes en la sinápsis a un grupo de “científicos” que van recabando pruebas y hechos hacia lo que se avecina como un encuentro algo más formal. Aquí destaca la presencia del director de cine francés: François Truffaut, como la cabeza pensante y asesora sobre la que se apoya el ejército para controlar las visitas de fuera. Cuando veas el programa, entenderás de boca de Arturo cómo acabó aceptando el papel y lo que luego diría sobre Spielberg. Aparte, sale Lance Henriksen en un ambiente que le podrás reconocer como un futuro “Bishop” o dándose sus vueltas en la serie ‘Millennium’.

Me considero afortunado de que este pase de Cinemascopazo no fuera mi primer visionado. Con el recuerdo de haberla visto de renacuajo, tenía bastante presente escenas míticas como la del puré de patatas o el final apoteósico en una mega partida de “Simon” nivel: Williams te marca los acordes. También recordaba la esa sensación que la peli te transmite de inquetud y ansia, de ver que a Dreyfuss cada vez se le pira más y parece que no puede alcanzar esa verdad que se le apareció. El hecho es que tampoco desaproveché este pase de Cinemascopazo para redescrubir esa mano de Spielber, sobre como baja la tensión (vaya chocazos que tienen los niños que salen) y cómo lo que rueda acaba siendo referente para otros y para él mismo. Desde ‘Mars Attacks!’ a ‘Poltergeist’ (ahh, que está se dice que es suya también), o apuntarse cositas para ‘El arca perdida’ o ‘El templo maldito’.

Motivos no te faltan para volverle a dar un visionado, dando por hecho que tienes algo de criterio habiéndola visto ya antes de leer este post y de verte el Cinemascopazo. Así te podrás preguntar tranquilamente si @MarcosMass se romperá con la musicalidad de Williams y si mantiene el nivel de sus correspondientes versiones. Pero vamos, ya te digo yo que sí y que estás tardando en darle al play que es risa asegurada.

Para esta ocasión se han traído a Cinemascopazo al último ganador del premio Planeta por la novela ‘El fuego invisible, Javier Sierra. La temática le viene como anillo al dedo, ya que él es una gran aficionado a eventos relacionados con ovnis soliendo ser colaborador de programas como Milenio 3, Cuarto milenio u otros varios de temática oculta, etc. Javier llena el programa de anécdotas de datos, fechas y personajes yankis relacionados con eventos de avistamientos y creencias alienígenas.

‘Encuentros en la tercera fase’ es una película que le marcó en su día y que fácilemente te será ver el cariño y admiración que le tiene. Mi vena científica me impide comulgar con la parafernalia pseudocientífica que rodea todo el fenómeno ovni, pero tengo que admitir que la charla con Javier Sierra se hace cuanto menos, interesante e instructiva. Algo más científico es cuando comentan sobre la paradoja de Fermi, una ecuación que estima la probabilidad de que haya otras civilizaciones. Y por supuesto lo de las curiosidades que te van lanzando Arturo y Juan, solo que ahora se ha contado con la Javipedia de la ufología. Avisado quedas, que si te pones a tiro, este Cinemascopazo tiene una alta probabilidad de que te abduzca y una vez que él acabe contigo te acabe soltando con un implande en tu cara de una risa placentera. ¡Hasta el próximo alunizaje cinéfilo!.