Crear cuenta


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Siguiendo con la primera parte de mi artículo, el cine ha basado muchas de sus historias en la psicología, apoyándose en ella para crear complicadas y profundas tramas. Se han utilizado las enfermedades mentales para proporcionar rasgos característicos a los personajes, no siempre representándolas de forma veraz, los cuales promueven la fluidez de las historias.

Muchas de estas películas nos acaban mostrando una imagen de las enfermedades mentales totalmente opuesta a la realidad. Nos muestran generalmente a quienes la padecen, como gente violenta y problemática. Pero, fuera de este grupo, podemos encontrar ciertas películas que nos explican de forma didáctica algunos de los trastornos más comunes.

“El maquinista” (2004. dir. Brad Anderson) es una película que nos muestra dos trastornos mentales. Por una parte tenemos a un hombre, Trevor, con un fuerte insomnio el cual ha ocasionado graves cambios físicos en su cuerpo. Pero, al final, se ve que el protagonista, tras sufrir un fuerte trauma, desarrolla un Trastorno por Estrés Postraumático. Podemos ver que presenta varios de los síntomas que concuerdan con el diagnóstico. Asimismo, la película nos muestra la dureza de esta afección y como puede llegar a interferir en nuestras vidas, hasta el punto de perjudicar gravemente nuestra salud física.

Por otro lado, uno de los trastornos que más podemos ver en la sociedad actual es la depresión. Cientos de películas han utilizado la depresión para dar un punto dramático a sus películas, pero pocas han explicado como funciona realmente. “Del revés” (2015, dir. Peter Docter, Ronnie Del Carmen) muestra una nueva perspectiva de este desorden, donde tanto la alegría como la tristeza son emociones fundamentales en el ser humano. 

Asimismo, “Del revés” muestra la importancia de los rasgos de personalidad (representados como islas en la película) y como se forman durante la infancia y la adolescencia. No solo nos ofrece una buena definición de la depresión, sino que, además, nos explica de forma breve como funciona la memoria  y el inconsciente.

Resulta oportuno, en la sociedad actual que vivimos, centrarnos en uno de los trastornos de los que más se habla actualmente, el TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. El TDAH es un trastorno que cada vez tiene más fama en los colegios y que recoge de forma bastante precisa la película “Mommy” (2014, dir. Xavier Dolan). La película muestra los problemas que tiene el protagonista para concentrarse a la hora de hacer tareas que requieran alta atención y su incapacidad para controlar sus impulsos.

Hechas las consideraciones anteriores, considero que las tres películas muestran la complejidad y la dureza de este tipo de trastornos.  Es evidente que afectan a la persona que lo sufre, pero en estos ejemplos se intenta exponer que también supone una dificultad para los más allegados.