Crear cuenta


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Ya se trajeron ‘Río Bravo’. Luego volvieron con ‘Solo ante el peligro’. Y cuando te piensas que @Cinemascopazo no te podía sorprender con otra del oeste, van los cabritos y se traen “al director” de los western, a John Ford en una de sus últimas grandes obras: ‘El hombre que mató a Liberty Valance’.

El fin de la segunda temporada de Cinemascopazo tenía que llegar tarde o temprano. Pudiendo traer una película moderna que sea ampliamente conocidad para la traca final, han preferido echar el cierre fiel a su estilo de descubrir al público un clásico que hoy día puede ser menos accesible, pero que permanece inalterable en el paso del tiempo. Casi 56 años después de su estreno, este film no llega a envejecer a la hora de culturizarte y enseñarte. No importa que sea en blanco y negro, y tampoco que esté orienta para un público norteamericano (y apoyada en su historia), porque la educación y el civismo abarca a todas las sociedades. Da igual bajo qué bandera vivas. Y bien que hace Cinemascopazo enorgulleciéndose de ponernos delante de este espejo social porque no se me ocurre otra mejor manera de chapar el chiringo (Si #CocaColaMix lo así requiere) y afrontar un nuevo año.

He tenido la oportunidad y suerte de poder ver hace poco ‘Centauros del Desierto’, un título anterior de Ford. Este sí se puede considerar el clásico del oeste con páramos desérticos sin horizontes donde te venden al hombretón sudoroso con un par de revólveres y la escopeta a la espalda como el estandarte a seguir. Los americanos son los buenos, y los indios los malos como base de las historias típicas para encumbrar a un Wayne al uso. Pero esa tierra sin ley se queda atrás con ‘El hombre que mató a Liberty Valance’. Cierto que John Wayne desempeña su mítico rol nuevamente, pero ahora se abre a una nueva personificación, la del hombre que ha estudiado, que se defiende en las leyes y no en las balas. Es la cara de James Stewart. Venido del este al oeste con su carrera de derecho co la crédula idea de un fácil prosperar. Porque ahí estaba Lee Marvin como némesis y muchas ganas de mantener el estatus que se mantenía al ritmo de su porra, especialmente con la predilección de su ensañamiento en carne de abogado novato. Os dejo el trailer para toma de contacto.

Este elenco de personajes no se disponen en amplias llanuras y espacios abiertos, al contrario. Un pequeño pueblo cualesquiera de Texas, con su tasca llena de borrachos y su cantina de menús de alubias y chuletas de brontosaurio. La trama se sucede como un recuerdo de un Stewart avanzado en edad y relatando cómo se produjo el desenlace que llevó a tener a Liberty Valance tirado en medio de la calle sin vida por culpa de un tiro. En el desarollo de la historia podrás ver cómo se establece la amistad de esos dos mundos diferentes representados por Wayne y Stewart con la nobleza y el respeto que se mantienen hasta el final. Por supuesto no podría faltar una mujer de por medio, en este caso Vera Miles, para incentivar la trama. Aparte la puntilla la ponen unos secundarios que te ganan por bobalicón en algún caso, o por etílica maestría dialéctica y periodística.

A Ford le tildaron de racista para arriba, bien con este título consigue todo lo contrario. Arturo y Juan te darán motivos suficientes que defienden esta tesis. He de admitir que yo sigo teniendo mis dudas. Por un lado el ejemplo del compañero de raza negra de Wayne. Sí, el que salía en ‘Espartaco’. Su papel de amigo fiel aunque de primeras te parezca solemne, lo podrías cambiar por el de un pastor ovejero o alemán y no habría diferencia alguna. Y lo peor, aquello que podría derrumbar el mito de la peli, es cierto que Stewart es el nuevo mundo y el civismo con Wayne aceptando los nuevos aires, pero la cultura americana es tan sumamente hipócrita que por mucho que se aclame y se busque ese avance, al final simpre se enorgullecen y recuendan “el poderío” del revolver…Tendrás que verla para opinar.

Pero que no te falte por favor ponerte el Cinemascopazo. Eso, o si no, coge tus cuchillos y vete. Que Chicote (@albertochicote) viene con ganas brillar ante los comensales, más allá de chistacos que te harán erizar los vellos de los brazos como un cactus. Tranquilo que también está Juan para sumarse la risa risada. Una lástima que no puedas también disfrutar del minuto de @MascosMass, pero es que el hombre por lo que sea tenía lío de otras “buenas fuentes”. Se le echó en falta.

El trío que forman con Chicote se ha dispuesto con su servilletita al cuello, y con tenedor y cuchillo en mano, engullen cuidadosamente ‘El hombre que mató a Liberty Valance’ a la que mordisco a mordisco repasan cada punto esencial de la peli. Todas esas premisas que te he ido adelantanto, las vas a ver mucho mejor prepradas y servidas en bandeja para ti por estos tres yonkis del cine. Ahí donde lo ves, Chicote no sólo arrampla con restaurantes faltos de ayuda o proyectos de chefs top, también le da fuerte y flojo al cine con la misma pasión que a la cocina. Igual de detallista buscando el detalle estrellado o saboreando en líneas generales este chuletón que cocinó John Ford. Con la suma de sus pinches Juan y Arturo. A estas alturas no tengo que descubrir su desvivir por el cine, sea cual sea…

Tanto es ese amor que le tienen, que este 2017 se recodará como el año que pusieron 25 obras maestras en un cine para que la gente vaya gratis (y luego lo de la #CocaColaMix para que no te quedes seco). Un hito conseguido también gracias a gente como @JoseVDrake y @babsimon (y por supuesto a todo ese equipazo entero que no debajan espacapar un solo detalle para que la gente disfrutara). Espero que les falten tiempo de leer artículos y Tweets de toda la gente agradecida por Cinemascopazo. Ojalá que CocaCola sea consciente de lo que ha ayudado a crear. De la manera más sencilla Cinemascopazo, gracias por ser una verdadera fiesta del cine desde que comenzara a finales de mayoGRACIAS, por ser únicos.