The Following, el asesinato es un arte

Escrito por 

Venía sonando fuerte y ha cumplido las expectativas. The Following nos presenta a un asesino con mucho carisma y ganas de jugar. Le acompañará un policía con achaques que será el peón principal de la partida. ¿Empezamos?

Los asesinos en serie ya no son lo que eran, han perdido su toque especial, su insignia distintiva del resto. Matar por matar ya no es original. Hace falta algo más, una historia con gancho, un pasajero oscuro, o, en este caso, mucho estilo. Por eso nuestro nuevo homicida televisivo ha decidido reinventar el género, y para ello va a buscar inspiración en la literatura. Concretamente en la de Edgar Alan Poe, genio y figura de la literatura negra y las muertes imaginativas.

Seamos sinceros, nos puede el morbo, y contra más imaginación le eche el serial killer mucho mejor. Y si encima hace alarde de elocuencia, mejor. James Purefoy tiene carisma, le sienta bien el mono naranja, y además sabe cómo manejar las mentes a su antojo. Y no me refiero solo a la del policía que está obsesionado y le conoce mejor que su madre (un Kevin Bacon muy hecho polvo). El asesino tiene un objetivo, crear arte a través de la muerte, y para ello quiere que el mundo sea su tablero particular: retará a todo el que le desafíe a jugar una partida con él.

En este caso la ficción contará con tres puntos a su favor: las referencias a Poe (a una servidora le tocan la fibra), muy bien introducidas en su macabra obra y perfectas para la justificación artística para tanta sangre; el fanatismo y morbosidad que deja una estela de fieles seguidores e imitadores en potencia (sí, esto puede sonar muy disparatado, pero la verdad es que este tipo de verdugos con estilo levantan furor); y la mentalidad Saw de resolver el rompecabezas antes de que sea demasiado tarde (o alguien se corte una pierna).

Hay que hacer hincapié en la popularidad de sus muertes. Estamos acostumbrados a ver asesinos tímidos que trabajan en la sombra y de los cuales la población vive completamente ajena. Pero ahora no solo nos presentan a uno popularmente conocido, sino que además uno que cuenta con su propio club de fans. Mentes débiles y manipulables que nos sorprenderán con su determinación.

Pensar que metemos en un saco la habilidad con los cuchillos de Dexter y la capacidad de persecueción y astucia de Mentes Criminales, lo mezclamos bien y dejamos que madure un poco para coger ese regusto propio. El resultado es The Following.

Sin embargo (siempre tiene que haber un pero), aunque la idea me ha convencido, y tiene potencial para convertirse en una serie muy recomendable y adictiva, no hay que olvidar que muchas series que empezaron con una idea original y atrevida al final se convirtieron en un sin sentido y perdieron su encanto. Es decir, que todo dependerá de por dónde quieran llevar la serie, tienen un diamante en bruto entre sus manos y, sinceramente, espero que no se convierta en otra Alcatraz.

Quizás no sea casualidad que aparezca en pantalla un asesino en serie tan carismático. Si vemos más allá de la idea original puede que llame la atención que un año antes de que finalice para siempre la historia de Dexter (diremos adiós al gran carnicero de la parrilla televisiva) con el final de su octava temporada, asome la cabeza una historia sobre artistas del cuchillo. Nada es dejado al azar. Me da en la nariz que la FOX pretende coger el relevo con aires nuevos y frescos.

Desde aquí le seguiremos la pista de cerca, lo cual no es difícil con el rastro de sangre que deja tras de sí.

Visto 7613 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series The Following, el asesinato es un arte