Locos y frikis en la comisaria Brooklyn nine-nine

Escrito por 

¡Alto! ¡Contra la pared! Levanta las manos y deja todo el sentido común en la puerta, estás a punto de entrar en una comisaria muy especial. Divertida, disparatada y friki, la serie que ha sorprendido al mundo por su locura insensata del lado de la ley.

Con su propio estilo de hacer las cosas (e inexplicablemente útil), la cuadrilla del cuerpo de policía de esta comisaria tiene tanto carácter propio que además de ganarse a la audiencia a carcajada limpia, ha conseguido enloquecer a la crítica (Globo de oro a Mejor Comedia y Mejor actor). Un compañerismo infalible a la par que tirante, lograra mantener las calles limpias de traficantes, estafas, robos y cualquier delito que se atreva a cruzarse en su camino. Una especie de guardería de polis a gran escala, con gamberradas de serie y añadiendo el extra de la placa y la pistola en Brooklyn Nine-Nine.

Detective Jack Peralta (Andy Samberg, nos suena de Saturday Night Live): obsesionado con el cine, friki hasta la medula y sin vergüenza ni límites. Luchara con uñas y dientes (literalmente) por ser el mejor detective, aunque sus métodos para lograrlo (unidos a una gran y disparatada imaginación) tendrán a la central en vilo y patas arriba. Pese a su estilo infantil y sus increíbles meteduras de pata, tiene un don para salir airoso de las peores situaciones y conseguir detener a los malos.

Capitán Ray Holt: recién incorporado a la plantilla, de color y homosexual, tratará de romper estereotipos potenciando el nivel de su unidad. Su inexpresividad total desconcierta a todo el mundo, y sin el más leve gesto su mano dura meterá en vereda al peculiar grupo de subordinados a su mando. Es imposible saber si piensa en acariciar cachorritos de ponys o en descuartizar algún despiadado asesino en serie.

Detective Charles Boyle: el inocente, fiel y entregado, con un gusto culinario impecable y exquisito. Su objetivo es seguir el ejemplo de aquellos a los que idolatra, aunque para ello tenga que ser su fiel escudero en las operaciones más chapuceras. Enamorado platónicamente de la dama de hierro de la unidad, aportará la amistad incondicional y la serenidad que brilla por su ausencia en el grupo.

Sargento Terry Jeffords: el armario empotrado del departamento, lo suyo es la fuerza bruta. Tras tener una experiencia traumatica ha sido relegado a un escritorio, pero esta mezcla de Hulk y un tierno peluche demostrará su valía para las operaciones de campo. Intenta enfocar su ira descontrolada hacia sus dulces princesitas y la seguridad. Su imponente físico choca con las ganas de achucharlo, aunque en nuestro interior sepamos que puede aplastarnos con una mano.

Detective Amy Santiago: la principal rival de Peralta, es la pelota del grupo. Intentando en todo momento contentar a su jefe, la barrera entre la obsesión y querer agradar no significará nada para ella. Intentará imponer algo de lógica en un lugar donde el surrealismo lleva uniforme, dejándose finalmente contagiar por él. Pase lo que pase, quiere demostrar que ser mujer no la hace diferente para ser la mejor en su trabajo.

Detective Rosa Díaz: una mezcla entre mujer letal, sanguinaria y fría, pero del lado de los buenos. Sus hobbies preferidos incluyen algún tipo de arma o dolor, es implacable y su filtro de capacidades sociales (o la falta del mismo) raya el nivel de “acojonamiento por insensibilidad”.

Gina Linneti: la secretaria y administradora, cambia las pistolas por una BlackBerry y los informes por el cotilleo de oficina. Su lengua sin filtro soltará cada perla que provocará una mezcla de sinceridad bestial y ataque con sarcasmo. Añadiendo siempre la guinda del pastel, se meterá en todos los fregados.

Una comedia sin pretensiones y con carácter propio.

Dadme una pistola y unas esposas.

Visto 3102 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series Locos y frikis en la comisaria Brooklyn nine-nine