Muerte y filosofía en True Detective

Escrito por 

Cuando las series policiales evolucionan hacia un perfil instrospectivo que analiza la mente humana, el resultado solo puede ser una mezcla exquisita de salvajismo y moralidad. Nos colocamos las placas de detectives para hacer el perfil psicológico de uno de los mejores estrenos de este año.

La omnipresente y venerable HBO (Juego de Tronos, Los soprano, Hermanos de Sangre, The Wire... y podíamos estar así un par de días) ha dado a luz al que puede ser el mejor drama televisivo de este año. True Detective, y su mezcla atemporal de sucesos, se sumerge de lleno en una vertiente de depravación, escarbando en el alma inmoral de las personas. A través de dos detectives (Harrelson deja de buscar los twinkies y McConaughey parece tener la boca llena cuando habla), la historia nos traslada a la investigación de un homicidio que les cambiará la vida.

Un destino retorcido e inhumano ha querido juntarlos para su primer caso junto: una prostituta ofrecida con detalles escabrosos y meticulosos para satisfacer el deseo de una mente atormentada. Bajo unos métodos nada ortodoxos, el rastro de pistas les conducirá hacia un submundo de prostitución, drogas y religión.

El dúo protagonista revivirá los sucesos del pasado debido a una investigación actual que pone en tela de juicio la verdad de sus actos. Interrogados sin descanso, el viaje al pasado les permitirá aportar perspectiva y pequeñas pinceladas de su vida en aquellos momentos.

Martin, detective experimentado y  padre de familia recto, que ahoga los problemas de su matrimonio entre las faldas de su amante, chocará con el carácter de Rust, exagente de narcóticos, con más adicciones que muebles y una perspectiva de la vida única en su distopía atea. Además será este último, un anoréxico Matthew que parece más un cenicero que una persona, quien aporte una esencia irreal y transcendental a la serie.

Desde su extraña percepción del ser humano, a su traumático pasado, a la facilidad con la que se desenvuelve entre traficantes le permitirá el acceso a información privilegiada. Siempre con su inseparable cuaderno, y con los efectos alucinógenos recorriendo su cerebro, tiene un don natural para leer a las personas y empatizar con su yo oscuro.

Una mezcla de alto nivel entre los dos protagonistas: el conformismo de una vida ideal que sirve de camuflaje para las necesidades más instintivas, chocando en cada capítulo con el surrealismo de la desesperación transformada en vicios y literatura. Todo ello con el trasfondo de un asesino en serie con predilección por el ocultismo.

Por un lado el instinto de contacto social, de apego por las cosas cotidianas y la estabilidad, enfrentado contra la imposibilidad de amar y una constante búsqueda por la evasión y la autodestrucción, sumergido en una sociedad que castra sus propios instintos. Para terminar encontrando una liberación de los mismos en una mente trastornada que da rienda suelta en forma de cadáver a su propia necesidad.

El asesinato principal, el hilo argumental sobre el que se teje las distintas texturas y que irá cambiando en cada temporada, establece una conexión entre los años cincuenta y la actualidad, permitiendo conocer la evolución de primera mano. Una hilera que va sembrando a sus lados unas complejas relaciones sociales hasta desembocar en una gran duda: ¿se equivocaron con el asesino?

En el aspecto visual, con sus créditos iniciales ya nos dejan caer que va a ser de esas series que se convierten en pequeñas obras de arte de la televisión. Y efectivamente así es: el realismo visual mundano y sucio de una trama que se mancha las manos con la psique humana, mezclado con el toque metafísico de las divagaciones en los diálogos.

Todo ello rodeado de una sociedad en decadencia que lucha por sobrevivir un día más entre colchones usados y botes de pastillas.

Para los amantes de los dramas que elevan el concepto de serie es necesaria. Para el resto totalmente recomendada.

Visto 6469 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series Muerte y filosofía en True Detective