Trabajar en El Hormiguero ha cambiado completamente mi vida. Tengo la suerte de ser guionista desde el 2008, y siempre les estaré agradecido.

Ya es 2015 y entre mis propósitos del año está seguir subiendo estos artículos y subir mi nivel de frikismo, en caso de que tal cosa fuera posible.

La entrada de hoy es la décima, y aporta un par de secretos sobre mi. Cosas que sólo había compartido hasta ahora con familia y amigos. No voy a adelantar mucho, pero la primera tiene que ver con los orígenes sobre mi peinado y la segunda, mi opinión personal sobre las gorras, esos aditamentos capilares que tanto daño han hecho a la estética craneal.

Pamela Anderson llegó a ser la actriz más popular del mundo. Se dice que es la mujer que más posters ha vendido en toda la historia, y no los vendió precisamente por su gran talento interpretativo, sino, posiblemente, por el gran talento de su cirujano plástico.

Frikidoctor regresa con un episodio bastante variado. En la historia del cine hemos visto en muchas películas de ciencia ficción cómo un científico es capaz de miniaturizar un ser humano, aunque eso contravenga las leyes elementales de la física.

¡Ya vamos por el séptimo! Uno muy especial en el que abandono mi frikiguarida para salir a ver mundo, y visitar ni más ni menos que la discoteca Fabrik.

¿Pero qué es lo que motiva a un friki a salir de su zona de comfort? Pues en este caso un desafío a través de Twitter.

Éste episodio de Frikidoctor es el más... Como podría definirlo... Muy sencillo: el más friki hasta la fecha.

Es una especie de acto epifánico en el que desvelo uno de los mayores misterios de mi pasado.

Hoy quiero compartir con todo el mundo un blog que debería tener mucha más repercusión. Un blog no ponderado en su justa medida, creado por Fernando Acevedo, compañero guionista en el Hormiguero.

Nikola Tesla, un nombre que hace que la imaginación de todo friki se dispare, dado que pocos científicos han estado tan cerca de hacer realidad cosas que en principio sólo son posibles en las películas de ciencia ficción...

El tercer episodio de Frikidoctor es muy especial para mi, porque trata del mayor ídolo de mi infancia.

En el canal Frikidoctor, de forma ocasional intentaremos dar respuestas científicas a dilemas de la vida cotidiana.

En esta ocasión trataremos de resolver un dilema que atormenta a todo el que se pone un gorro de baño:

¿Las orejas van dentro o fuera? ¿Cuál es la forma correcta?

Tras múltiples vicisitudes, llegó el momento de presentar mi pequeña contribución a Frikimalismo. ¡Muchas gracias por contar conmigo!.

Erio!

Está aquí: Home FrikiDoctor