Crear cuenta


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El otro día estaba oyendo un Podcast sobre: “Tron” y el genial Paco Fox vino a decir algo que me hizo recapacitar al respecto: hablando sobre el Cine de los 70 y de los 80 y los remakes que llegan de vez en cuando, él afirmó que para toda una generación el Cine anterior a “Pulp Fiction” no existe.

Lo primero fue pensar que no tenía razón, que como era posible que hubiera gente que rechazará el Cine de los 80 que tanto amamos o el Cine de los 70 o los Clásicos imperecederos de todas las Épocas Pretéritas. Pero pensando en mi hermano que tiene 18 años y en compañeros de trabajo de esa Generación me di cuenta que tenía toda la razón. Hay un antes y un después desde el estreno de ” Pulp Fiction” y para algunos solo un después.

Estamos ante probablemente la mejor película de los 90 y una Obra Maestra de Tarantino que no vi en Cine pero que según alquilé me atrapó desde el minuto uno y me sigue atrapando cada vez que la veo. Esas películas que pillas aún empezadas en cualquier canal y no puedes evitar quedarte anonadado viéndola hasta el final, quedando el mando relegado al olvido. Un film que con cada visionado va ganando y te va descubriendo nuevas perlas del genial Quentin. Es de las pelis que compré en VHS según salió a la venta, la pillé en Laser Disc, en DVD, en Blu-Ray y cuando salga en 4k caeré en sus redes de nuevo. Y que decir de la Banda sonora que es de los cds que siempre llevo en el coche. Siempre ha sido y seré una de mis películas favoritas de todos los tiempos.

Todo esto surgió, como no podía ser de otra manera, en un Video Club llamado ”Video Archive” dónde trabajaba un jovencito Quentin y conoció a un canadiense llamado Roger Avary que fue contratado para meter el archivo inmenso de películas en una Base de Datos para llevar un control de semejante tesoro. Empezaron a llevarse bien y a compartir gustos cinéfilos, pensaban rodar un film dividido en tres historias cortas: la primera estaría escrita y dirigida por Roger Avary y sería la historia del reloj y el boxeador, la segunda sería escrita y dirigida por Tarantino y la tercera nunca se supo quién la dirigiría, algo así como “Four Rooms”. Pero Tarantino se lo pensó mejor y todo quedo en un solo film mayúsculo.

Hoy en día todos sabemos que “Pulp Fiction” viene de las llamadas novelas de quiosco que eran hechas en pulpa de papel ya que eran novelas baratas de usar y tirar, lo que en España serían las novelas rosas de Corín Tellado y las novelas del oeste de Marcial Lafuente Estefanía para que nos hagamos una idea. Eran novelas de crimen y misterio que no dudaban en introducir a los lectores en lo más sórdido y violento del mundo criminal. Estaremos eternamente agradecidos a “El Señor de los Títulos”, que en este caso consideró oportuno no traducir un título genial y con fuerza como pocos (como ejemplo diremos que nuestros amiguetes latinoamericanos la conocen como: “Tiempos Violentos”, sic )

Estamos casi a mediados de los 90 y Miramax andaba queriendo cambiar los gustos de los espectadores y querían poner de moda los films indies. Era la época del Cine Independiente y tarde o temprano los Weinstein se cruzarían en el camino de nuestro querido Quentin para formar un trío inseparable, o eso parecía. Si bien es cierto que al principio fue Danny de Vito y su Jersey Films los primeros en sentirse atraídos por el film de Tarantino, pero dependían de Tristar y se acojonaron al encontrarse con una peli raruna y violenta que no comprendieron nunca. Ya tendrían tiempo de tirarse de los pelos al ver el éxito cosechado a posteriori.

“Pulp Fiction” es una película llena de pequeñas películas en la que los actores deben dar lo mejor de sí mismos para conseguir un film mayúsculo, si alguna de las interpretaciones cojeaba el resultado global podría haber sido nefasto. Pero la elección de los actores y sus interpretaciones merecen ser estudiadas, ya no sólo por la resurrección de John Travolta o el salto al estrellato del eterno segundón Samuel L. Jackson, sin olvidarnos de un Bruce Willis que no estaba tan convincente desde “Luz de Luna”. Caso aparte son Harvey Keitel y Christopher Walken que son unos señores de la escena y siempre están geniales. El papel de Uma Thurman es un caramelito, un personaje inolvidable que siempre nos acompañará en nuestros sueños cinéfilos y dio origen a unos de los posters más icónicos de la Historia del Cine.

Todo en este film es sublime y sin lugar a dudas estamos ante la mejor película de los 90 y una de las mejores películas de todos los tiempos. Un film que merece estar en la Videoteca Frikimalista Básica hasta el fin de los tiempos. Una película nacida en un Video Club que es una declaración de amor al Cine llena de guiños y homenajes cinéfilos, cargada de momentos inolvidables y los mejores diálogos nunca filmados.

Gracias Quentin.