Crear cuenta


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Durante dos largos años parte del fandom de Star Wars, quizás uno de los fandoms más polarizado de esta galaxia, clamaba al cielo quejándose de que El Despertar de la Fuerza era más de lo mismo.

Frases como “remake encubierto”, “Disney no arriesga”, o “esto es más de lo mismo y encima peor”, llenaban redes sociales, podcast, foros y demás lugares de peregrinación de los fans. La polémica estaba servida, aunque este que os escribe no se sorprendió.

Yo viví las precuelas, y cuál veterano de las Guerras Clon, la escala de “haterismo” ante la película de J. J. Abrams no me pillaba de nuevas, era una batalla que conocía (y padecía) y cuando leía cosas como “Vaya caca, otra Estrella de la Muerte”, yo me acordaba de que en El Retorno del Jedi también hay una Estrella de la Muerte y nadie se quejaba.

Así que toda la polémica que ha generado Los Últimos Jedi yo ya lo veía venir, pero en esta ocasion me cuesta entenderla. El Episodio VIII es una película que necesitábamos, es valiente, arriesgada y tremendamente sorprendente, esto último es algo que a estas alturas de la historia, es digno de levantarse y aplaudir a Rian Johnson.

‘Los Últimos Jedi’ rompe con lo establecido. Ahora más que nunca la frase de Luke, “Esto no va a ir como tú crees”, cobra todo el sentido.

Era necesaria esta absoluta deconstrucción de la Saga, deshacer lo andado, cambiar el rumbo, para que al final tengamos una historia fiel a los orígenes pero con identidad propia. Un nuevo inicio en toda regla para las generaciones futuras.

No entiendo el shock de aquellos que dicen “Esto no es Star Wars”, aunque es cierto que rompe con ciertas reglas e innova en aspectos visuales y narrativos.

Ese asedio perpetuo de ambas naves, el importante papel de las criaturas en el argumento, escenas como la de la cueva o la primera lección de Rey. Momentos que aún así, tienen mucho de ese universo que lleva cautivandonos 40 años.

El Episodio VIII es valiente por muchos motivos, empezando por el origen de Rey y Snoke, temas que tras tanta conspiración loca ya rozaban lo ridículo. Así que fuera con eso, Snoke es un instrumento para darle a Kylo Ren el protagonismo y estatus que merecía. 

Un Kylo que pasa de ser un villano más o menos molón, a foco total de interés, en parte gracias a sus escenas con Rey y con su madre. Maravillosas sus conexiones en la Fuerza con ambas, algo recuperado del final del Episodio V, donde Vader y Luke también las tenían.

¿Y qué decir de Rey? Desvincularla del linaje Skywalker la coloca en una posición más que única y especial, le da identidad propia, y le pese a quien le pese, la eleva más si cabe en su papel de absoluta protagonista. “Es que es muy poderosa y no ha entrenado”, dirán muchos. Luke estuvo con Obi-Wan dos días y con Yoda dos semanas, os respondo yo. Sin comentar que y tocó una espada láser una vez antes de su primera pelea con Vader.

El Episodio VIII es arriesgada por llevar con la Princesa Leia donde ni Lucas ni Abrams quisieron. Lucas estableció sutilmente los poderes en la Fuerza de Leia a lo largo de tres películas, pero siempre en segundo plano: que si su resistencia a la tortura en el IV, que si percibir a su hermano en el V, saber que es hermana de Luke y recordar a través de la Fuerza quien era su madre en el VI.

Abrams tan solo lo utilizó cuando percibe la muerte de Han, pero manifestó que no se atrevía a ir más allá. Está claro que el recorrido de Leia con sus poderes iba a ser muy importante en el Episodio IX, ya que su rol en dicha película era de protagonista. Desgraciadamente perdimos a Carrie Fisher.

Lo fácil hubiera sido quitar la escena donde en una situación de máxima supervivencia ella usa la Fuerza para volver a la nave. La dejas en coma y listo. Pero Rian Johnson sabía que este era el último homenaje a Carrie. Ella misma re-escribió muchas de sus escenas, y como guardiana de Leia (asi se presentaba ella) se lo debía. Leia es hija, hermana y madre de los Jedi más poderosos de la galaxia, e ignorar eso siempre ha sido un insulto al personaje.

Esta escena y la queja de que la película es demasiado fantástica me alucina: ¿en serio hay demasiada fantasía? ¿desde cuando eso es un problema? Señores, Star Wars es fantasía pura, fantasía espacial concretamente. Esto hace pensar hasta que punto el público más mayor entiende de que va esto realmente.

 

Lo mismo con el humor. Las quejas del exceso de gags con personajes que no deberían serlo y la “marvelizacion” de la película, llegando a tacharla de una mala copia de Guardianes de la Galaxia es otra cosa que se me escapa.

Siempre hemos tenido porgs/ewoks achuchables, gags visuales, “el de la plancha” es una locura muy Lucas, incluso muy Spielberg. Si no recordad “el de la percha” en En Busca del Arca Perdida.

Te acuerdas de Han vacilando por el comunicador a un soldado, de Yoda peleándose con R2 por una linterna, 3PO con el cuerpo de un battledroid diciendo “morid perros jedi” o el catálogo de pedos y eructos made in Goerge Lucas, y te preguntas que películas ve la gente.

El remate de todo este ataque de adultez suprema y negación del fan es el asunto de “Este no es mi Luke”.

Lo de Luke lleva incubando desde que Mark Hamill, al que admiro profundamente pero que a veces es demasiado sincero, dijo que no entendía al Luke de Episodio VIII y que le costó darle vida. Cierto es que también manifestó que había hablado con el director y entendido finalmente el cometido del personaje, pero claro, la gente solo se quedaba con la mitad mala del mensaje.

Seré claro y directo: Luke es con diferencia mi personaje favorito, a la par de Obi-Wan, y lo que han hecho con el personaje es maravilloso. La cosa iba de desmitificar. Un camino que ya inició Lucas en las Precuelas, donde dejó claro que ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos. Camino que el creador de todo también dejó bien señalizado antes de pasar el testigo. Ideas como Luke exiliado por su descontento con la Orden Jedi y dudando de volver a entrenar a nadie, ya estaban en la mente de Lucas hace mucho tiempo. Cuando el mismo pensó en como retomar la historia. 

Ya en época de las precuelas, los fans más viejos del lugar vieron esto con malos ojos. Star Wars nos marcó tanto que elevamos al Olimpo todos y cada uno de los elementos que componen la Sagrada Trilogía Original, y desde el Episodio I hasta este Episodio VIII la bajada a los infiernos ha sido bruta. Pero se llama evolucionar, y a veces las cosas no son como deseamos en nuestras imaginativas cabecitas de fans.

Con Luke hemos tenido el mejor ejemplo. Ya desde su primera escena (lo que hace con la espada, ese momento más allá del gag), es toda una declaración de intenciones. 

Luke es imperfecto, con miedos, dudas, debilidades, es humano… Duda si irse con Ben Kenobi, abandona su entrenamiento con Yoda, tiene miedo al ir a Endor por si Vader lo presiente. “Pero salva a su padre”, no lo discuto, pero no solo es que roce el Lado Oscuro en ese momento, es que como en la vida misma un único instante de bondad no te convierte en un santo.

No me invento nada, este es el Luke de la Trilogía Clásica, y el de ‘Los Últimos Jedi’ es un reflejo de todo eso. Lo fácil hubiera sido presentarle como un Obi-Wan o un Yoda 2.0, que entrenara a la joven Rey a la primera y remake a la vista.

El riesgo es abrir en canal a Luke, remover los cimientos del personaje, de la Fuerza, los Jedi, los Sith, y al final traer al mismísimo Maestro Yoda para que te golpee con su bastón y te diga que aprendas de tus fracasos y que espabiles. De nuevo retroceder, poner el contador a cero y acabar donde queremos. Ese gran final con Luke siendo el Último Jedi y por fin un héroe pleno de verdad y no solo en nuestro recuerdo.

Este ha sido el gran problema que muchos tienen con ‘Los Últimos Jedi’: Ser fan de un recuerdo y no de la Saga en si. Ese recuerdo perfecto, que no te dejaba ver los fallos. Los personajes superfluos, los sin sentidos y agujeros de guión. Ese recuerdo de tu primera vez con Star Wars, algo indiscutiblemente mágico y único, pero que hay que entender que no volverá jamás.

Está película va de eso y te golpea con esa idea. Con su humor que no entiendes pero que hace reír a los niños. Esos personajes nuevos con los que no empatizas pero de los que tu hija se querrá disfrazar. Esas historias que ves ridículas pero que los chavales de las butacas de al lado recrearán con sus muñecos. Y esos diálogos que “no llegan ni de lejos a los de El Imperio Contraataca“, pero que ya para muchos son “los mejores diálogos de Star Wars“.

Cada generación tiene sus héroes y nosotros los nuestros…. Luke, Han, Leia y Vader nunca se irán, pero Rey, Finn, Poe y Kylo han llegado para quedarse.

Que la Fuerza os acompañe, siempre.

2 Respuestas

  1. Ermariooo

    He empezado a leer tu crítica y desde el segundo párrafo ya estaba a punto de vomitar. Tu no eres fan de la saga. Es más, dudo siquiera que entiendas el transfondo de lo que significa la palabra Starwars.

    La saga original tiene fallos, si. Pero es una época donde eso se esperaba, y donde, aún así salió una obra maestra. Si ya no en las películas, si en el universo que presentaban.

    Las precuelas, con todo lo que se las ha criticado, al menos seguían un hilo argumental centrado en llegar a la trilogía original. Con todas sus partes buenas y sus partes malas, que eran muchas.

    Sin embargo, el episodio 7 es una vergonzosa copia del 4, y por asco paso de explayarme en esa basura de película. Eso si, tiene a su princesa Disney y a su persona de color. No vaya a ser que tilden a Disney de racismo.

    Pero el episodio 8 es totalmente ridículo. No merece llamarse starwars. Eso es un nombre muy grande para esa mierda.
    Este episodio no tiene ningún hilo argumental. No sigue ninguna historia. Es un sinsentido absurdo de mezcla de ideas ridículas con una ejecución lamentable.
    Para muestra esto. Si un jedi puede materializarse en un lugar lejano, materializate en el dormitorio del malo patético, perdón, de kilopena, perdón, kylo ren y asesinalo mientras duerme.
    O la escena de la persecución de la flota de la resistencia. Si en la nave de snoke tienes un cañón con tecnología de estrella de la muerte, usalo para destruir a la resistencia, y no hagas el ridículo durante horas. Y por el lado de los buenos patéticos, no uses tu última nave para estrellarla a velocidad luz, hazlo desde la primera.
    Y de ahí todo. Incluyendo el humor abusurdo propio de marvel, donde si que tiene algo de sentido.

    En fin. Es una vergüenza y un insulto llamar starwars a eso. Y es aún más insulto a la memoria de la gente que hizo posible la saga que a alguien de mas de 8 años le pueda gustar.

    Un saludo.

Hacer Comentario

Sobre El Autor

La primera película que vio en el cine fue "El Retorno del Jedi" y le marcó para siempre, por eso ahora (y en esta web) es una Wookieepedia andante. Va buscando una TARDIS con la que poder viajar al pasado y salir de extra con los ewoks en Endor... Mientras, escribe, graba podcasts si le dejan y reseña algún blockbuster. Cuando no esta haciéndole fotos a sus figuras de 'Star Wars' podéis leerle en su cuenta de Twitter.

Artículos Relacionados