Crear cuenta


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hoy estoy muy intensita y no paro de pensar en la existencialidad del ser humano. ¿Qué somos? ¿De dónde venimos? ¿De qué planeta hostil proviene Camilo Sesto? ¿Por qué se empeñan en decir que después de “Sopa de Caracol, ¡Ey!” viene What a very good soup“, cuando absolutamente todo el universo dice “guasamericonsum”? Me indigno…

 

He llegado a la conclusión de que la vida es un cúmulo de sensaciones y recuerdos, una serie de catastróficas desdichas que nos hacen crecer y aprender de las experiencias.

Vaaaaale, perdón. Ya paro.

Los recuerdos del pasado me invaden y me ponen nostálgica. Hacer una revisión de las experiencias vividas de mi yo del pasado, hace que comprenda muchas cosas de mi yo del presente. De todas formas, he de decir en mi contra que he sido una niña “traumitas”, siempre he sido muy sensible y todo me afectaba de una forma que me llegaba al alma.

Creo que Disney se equivocó al decir que era la factoría de los sueños, cuando todo el mundo sabe que es la factoría de los traumas de por vida.

Tenía cinco añitos cuando Scar mató a Mufasa. Son indescriptibles las sensaciones que sentí al ver al pequeño Simba intentar despertar a su padre. Sigo llorando cuando veo esa escena. 

Por supuesto Disney, seguro que la idea de matar a la madre de Bambi hará partirse de risa y llenar de felicidad a todo el mundo que la vea.

 

 Se os fue de las manos con esto, en serio, se os fue mucho.

Mis padres pensaban que me encantaba la película, es por eso que cada vez que me la ponían, entraba en una especie de espiral de autodestrucción que me obligaba a cortarme el pelo y esconderlo debajo del sofá. Un día mi madre mientras barría, se dio cuenta de la pelambrera que apareció por arte de magia, no tardó ni 3 segundos en verme las patillas de Curro Jiménez que tenía, me castigó y para añadir más drama a la historia, diré que me me obligó a ir al colegio con esos pelos de locarra. No te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena.

Ese jodido ciervo huérfano solo me ha traído disgustos en la vida.

¿Hablamos de Dumbo? Mira, mejor no.

“Úrsula, reina, echa una maldición gitana contra tus creadores pero ya.”

¿Podré superar en algún momento de mi vida el día que mi padre grabó encima de mi cinta vhs de la peli ‘El Peque se va de marcha’, un miserable partido de fútbol?

Como no quedó contento con la intensidad de mi disgusto, decidió grabar encima de un video donde mis primos y yo salíamos haciendo el monguer, la película de ‘Misión Imposible’.

 

“¿Por qué padre? ¿Por qué me quiere tan poco, padre?”

Dejé de comer tarta de chocolate durante mucho tiempo (obviamente ya no) , después de sentir una auténtica angustia por ver a Bruce comerse esa tarta gigante como castigo de la hijaputa de la  señorita Trunchbull  en ‘Matilda’. Que empacho se debió coger la criatura…

Mis compañeras de piso me han dicho que muchas noches, en sueños, grito muy fuerte “¡VAMOS BRUCE, TÚ PUEDES! ¡BRUCE!¡BRUCE!”.

 

Dejé de ser la niña inocente y cuqui que fui en su momento, el día que Cherie, la amiga de Punky Brewster, casi muere encerrada en un frigorífico mientras jugaba al escondite.

 

Dame una T.

Dame una R.

Dame una A.

Dame una U.

Dame una M.

Dame una A.

¡TRAAAAUMAAAAA!

Cuando vi ‘Mi Chica’ dejé de lado la idea de declararme a mi vecino de gafitas con un Bollicao. Imagina que nos damos nuestro primer beso, luego pisa un panal de abejas y se muere. La escena del entierro de Macaulay, cuando era cuqui, me dejó muy picuet.

 

A mis 25 años de edad puedo decir que no he podido superar muchos acontecimientos de mi pasado…

No he podido superar la muerte de Marcial en ‘Médico de familia’.

 

No he podido superar que Doraemon fuese producto de la imaginación del cutre de Nobita.

No he vuelto a creer en el amor desde que Valle y Quimi rompieron en ‘Compañeros’. Ni mucho menos he superado la ruptura de Bisbal y Chenoa.

 

No he superado las mil millones de muertes de mi Tamagotchi.

No he superado el día que le quité las pilas, con lágrimas en los ojos, a mi Furby porque era una pesadilla.

No he superado que los conjuros de la Super Pop no funcionasen jamás y que por su culpa no me amase mi compi de clase. 

No he superado que mi madre me intentase timar comprando Colacao falso del DIA.

No he superado que mi madre cogiese mi camiseta de las Spice Girls y la convirtiese en trapos.

 

Ver la cara de Mel C cortada por la mitad, me afectó muchísimo.  

 

No he superado la vez que compré un cartucho de 1000 juegos para la Game Boy y que fuesen 3 juegos repetidos 997 veces.

 

Podría seguir hasta el infinito con los dramitas pero demasiado tengo ya por hoy, que encima es lunes y se me ha acabado el café. 

Y vosotrxs amigxs, ¿tenéis traumitas que os inquietan, os atormentan y os perturban en la soledad?

Este blog quiere que nos los cuentes en los comentarios para no darte ningún tipo de solución. 

 

 

Os quiere con el ímpetu del viento:

LALA

 

Hacer Comentario

Sobre El Autor

Madrileña con corazón manchego, nacida en el 90 y encantada de conocerse. El no saber pronunciar la “R” le otorga de un acento afrancesado bastante peculiar. Enamorada de los 80, pasa el día viendo películas y escuchando música de esta década prodigiosa. Es la amiga friki que hay en todos los grupos y la primera en ver y enseñar todos los videos más rarunos y divertidos de Youtube. Con un gran sentido del humor (si es absurdo mejor que mejor), apasionada de las redes sociales y sobretodo de Twitter. Llega a Frikimalismo para enseñaros todo lo que la red esconde. Podéis conocer el día a día de esta lozana muchacha y seguirla por los mundos de internet a través de su cuenta de Twitter: @LalaChus3

Artículos Relacionados