Crear cuenta


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Si pensabas que Pokémon GO había muerto estabas equivocado. En las últimas semanas la aplicación estrella de Niantic ha vuelto a repuntar popularidad con la llegada al juego de los Pokémon legendarios. Después de más de un año de vida, el trío de aves legendarias Articuno, Zapdos y Moltres, así como al temible Lugia de la segunda generación han salido a jugar en nuestros smartphones.

Hola a todos frikimalistas, me llamo Sefitano y he vuelto a recaer. Sí, soy PokemonGolico (que no Poke-mongólico). Eso es lo que me llama mi querida madre cuando salgo por la calle a cazar “Pokémones” como ella los llama con 23 años que tengo en el cuerpo. Lo que ella no sabe es que soy más joven que el promedio de jugadores en EEUU, el cuál ronda los 25 años (en España no debe estar muy lejos). Un dato sorprendente que luego entenderéis.

Pero bueno, dejemos por hoy mis problemas personales y entremos en materia. En este artícuno digo… artículo, os contaré como he vuelto a dejarme seducir por la magia que emanan los adorables monstruos digitales de Nintendo. Tras una infancia cargada de Game Boys y cartuchos de colorines no he podido evitarlo. Me he dejado embargar por la nostalgia y el apego a un mundo que me ha dado infinidad de buenos momentos y que tantos recuerdos me trae.

Mis últimas vivencias con Pokémon GO

Pues bien, resulta que hace pocas semanas tuve la posibilidad de desplazarme a Toulouse, en Francia (no iba a ser en Kuala Lumpur) por vacaciones. En esta bonita tierra tuve un reencuentro con mi lado pokemaníaco, el cuál se había quedado algo aparcado tras el boom del juego en sus primeros meses donde se produjo una sacudida en todo el globo terráqueo bajo el efecto de un tsunami de locura y pasión exacerbada. Estando allí me enteré de que Niantic, la compañía que desarrolla el juego para dispositivos móviles, había sacado a la luz los ansiados Pokémon legendarios, y por supuesto yo no me podía perderme esto. Me aventuré a rescatar mi perfil al igual que hace un hombre en Badoo cuando le deja su novia.

Pokémon en el Río Garona

Lo que me encontré fue un panorama muy distinto al que recordaba dentro del juego. Además de la inclusión de los legendarios Lugia y Articuno, habían sucedido otros cambios significativos en el juego. Se añadieron las denominadas “incursiones”, que vienen a ser auténticas batidas de caza donde hasta un máximo de 20 jugadores combaten a la vez contra un Pokémon extremadamente poderoso. Si conseguimos derrotarlo optaremos posteriormente a la captura del mismo en una versión reducida de poder. Para lograr tal hazaña los jugadores deben reunirse en gimnasios, y no de los que sirven para levantar pesas precisamente, donde aparecerán los denominados “jefes de incursión” de forma totalmente aleatoria, pudiendo ser un Pokémon legendario alguno de ellos. Cada vez que aparece un jefe de incursión se pone en marcha un cronómetro de 2 horas de duración que marcará el tiempo válido para acceder a la lucha. Pasado este tiempo te comes los mocos y no capturas nada más que ampollas en los pies, así de claro.

Volviendo a mis memorias, tuve mucha suerte con la captura de legendarios. Tras chapurrear una mezcla de inglés y francés murcianizado pude participar en algunas de estas incursiones. En la primera capturé un Lugia bastante potente, pero no lo valoré como se merecía. ¿La suerte del principiante? Puede que sí. Los franceses flipaban, sentía sus miradas de envidia aderezadas con un ligero odio como si de Rafa Nadal en Roland Garrós me tratara, aunque sin pitos. Al menos yo no los escuché. Seguro que pensaron:

“Este españolito viene aquí a cazar nuestros Pokémon y a comerse nuestros cruasanes. Maldita sea, c´est ne pas possible!

Como os decía, después pude darme cuenta de lo complicado que resulta hacerse con uno de estos legendarios. Y es que la dificultad real no reside en conseguir derrotarlo durante la batalla, ya que una vez reunido un grupo bastante decente de jugadores (aproximadamente 15 personas, dependiendo del Pokémon y nivel de los usuarios) es relativamente fácil hacerlo caer. Lo difícil viene a la hora de capturarlo, ya que el número de pokéballs que obtienes para el intento viene determinada por factores como el predominio de jugadores de un equipo u otro o el daño inflingido durante la lucha. El número de pokéballs para la captura suele ser en torno a 6-10 Honor Ball. Si a eso le sumas que los legendarios se salen más rápido de la poké-bola que Donald Trump de una cantina Mariachi, pues apaga y vámonos.

Todo esta información se vio reflejada en mi siguiente intento, ya que con Articuno tuve menos suerte. Sin embargo a la tercera cayó, como Matías Prats después de sus años mozos en la radio. Aprendí mucho en ese viaje, como podéis ver.

El retorno del friki

Con este subidón frikimalista volví a España, pensando que mis aventuras Pokémon habrían llegado a su fin y que no podría seguir disfrutando de esta experiencia en mi tierra natal, al menos no de una forma tan intensa.

“Seguro que ni Dios sigue jugando a esta mierda después de un año” me vine arriba.

“Pokémon GO está muerto” pensé.

Pero metí la pata hasta el fondo, mis pensamientos estaban errados al igual que un pase en largo de Danilo.

Me equivoqué de lleno, ya que muchos murcianicos siguen jugando a Pokémon GO, e imagino que en el resto de España la cosa no será muy distinta. Parece que la inclusión de los legendarios en el juego de realidad aumentada ha tenido un gran impacto, tanto económico en las arcas de Niantic, como social en cuanto al aumento de nuevos jugadores y el retorno de muchos otros, como es mi caso. Hemos vuelto a caer en las garras de la Pokédex y en su vicio.

Me da igual tu vida, ¿cómo puedo capturar a los legendarios?

Como no me conoces probablemente te interese poco mi periplo franchute. Sin embargo puedo darte unas claves que te ayudarán a conseguir a los ansiados Pokémon legendarios. En primer lugar tendremos diversas posibilidades en base a la localización geográfica:

  • Si eres un chic@ de ciudad lo tienes fácil: ve en búsqueda de las incursiones que te interesen ya que abundarán en tu zona de influencia. Podrás visualizarlas sin problemas en la pantallica del juego y acudir a las que prefieras. Espera pacientemente a que aparezca más gente para poder comenzar a luchar y si el número de asistentes es muy elevado, organizaos en grupos según el color del equipo para después obtener más poke-bolas.
  • Si vives en un pueblo lo tendrás más jodido: normalmente los gimnasios y pokeparadas son escasos. Tendrás que desplazarte al área urbana para darle caña a los monstruos de Nintendo. Camúflate como si fueras de ciudad y sigue los mismos consejos que he comentado más arriba.
  • Si estás en la playa de vacaciones déjate el móvil y disfruta, por el amor de Cristo. O si eres muy, muy, muy friki ve en búsqueda de otros seres similares a tu persona y reza por que aparezcan legendarios en tu zona, tendrás muchas menos oportunidades por norma general, a no ser que estés en Miami.

Lugia, Moltres y Articuno

Ahora vamos a analizar algunas situaciones que pueden suceder durante una incursión para que así vayas preparando tu body con lo que se te viene encima. Puede pasar lo siguiente:

  1. Después de andar lo que no has andado en tu puñetera vida, llegas al punto donde ha aparecido el Pokémon y hay un grupo bastante decente de personas. Como mucho tendrás que esperar unos minutos a que aparezca más gente y ya podrás sacar a paseo tus poké-bolas. Que tengas mucha suerte!
  2. Vas ilusionado a la incursión (que estará a tomar viento de tu casa o ubicación actual) y se te queda cara de gilipollas esperando 40 minutos porque no hay nadie, o como mucho dos gatos. Miau miau. Te irás a tu casa humillado y acto seguido jugarás en la Liga Pokémon con la Game Boy para recuperar tu autoestima de entrenador Pokémon mientras te comes un helao.
  3. Otra posibilidad es que vayas a una incursión y un grupo esté a mitad de lucha o que justo haya terminado la incursión. De hecho es muy probable que te encuentres al grupo doblando la esquina y tu cara volverá a ser la de un mazapán en agosto mientras maldices a los cielos por tu oportunidad perdida. Fuck!
  4. También puede ser que vayas corriendo a una incursión y el cupo esté completo con 20 entrenadores. No hay más espacio y te jodes. Vuelves a tu casa emulando las pautas del punto 2.

Existen muchas más variantes, pero estas son las más comunes. Ve mentalizándote amigo, el camino para convertirse en un maestro pokémon no será fácil.

Sin embargo… me temo que ya nada volverá a ser como antes

Como si de una reminiscencia del tema de Dani Martín se tratara, a todos nos viene a la mente esta idea. El fenómeno Pokémon GO jamás volverá a ser como fue. Creo fervientemente en esto. Por muchas actualizaciones, mejoras y eventos que saque Niantic a la luz, el juego tal y como lo conocimos mundialmente en su estreno no volverá a ser el mismo. No creo que vuelva a desatar esa expectación tremenda y esas ganas por jugar en tan elevado número de usuarios. La euforia que despertó este videojuego de realidad virtual y la repercusión que tuvo el verano del pasado fue algo totalmente histórico en el mundo gamer y también un hito en la tecnología a escala global, me atrevería a decir que incluso en la historia moderna de la Humanidad. Millones de personas salieron a patear las calles de todo el globo abrasando las descargas del juego, con los respectivos colapsos que eso supuso en los servidores de Niantic durante los primeros días, (cosa que a día de hoy aún sigue sucediendo, pero eso es otro tema…).

Por no hablar del enganche al juego como si de heroína se tratase por parte de personas que no habían oído hablar de un Pikachu en su vida. Algún yayo abandonó el bastón por la pokéball. Esto se sigue viendo actualmente con las incursiones, donde gente de todas las edades que puedas imaginar e incluso familiares de distintas generaciones se reúnen para intentar dar caza a los Pokémon más poderosos. Lo considero algo muy chocante y que difícilmente se podrá lograr con otro fenómeno de entretenimiento. Jamás un videojuego había conseguido enganchar a una masa social tan dispar y variopinta.

Acabemos bien, hombre

Pero no seamos pesimistas, a pesar de que el juego no vaya a retomar unas cotas de popularidad tan potentes como en sus inicios, Pokémon Go todavía tiene mucho por ofrecer: nuevos legendarios, próximos eventos globales y sobre todo muchas más generaciones de Pokémon.

Recuerda que: actualmente se puede capturar a Moltres hasta el 7 de agosto, día que entrará en juego el último pájaro legendario anunciado hasta la fecha: Zapdos, el cuál estará disponible del 7 al 14 de agosto.

Aprovechad ya que no sabemos cuando volverán a salir estas aclamadas aves!

Para finalizar con buen sabor de boca os dejo la canción que dio comienzo a todo esto, la melodía que ha enamorado a toda una generación. Si te emociona tanto como a mi no dudes en dejar tu opinión sobre el futuro Pokémon GO en la caja de comentarios y comparte este artículo con todos tus amig@s!

Hacer Comentario

Sobre El Autor

Tecnólogo de Alimentos y friki selectivo. Así se define este simpático cabezón murcianico. Cabezón por ser natural de la pedanía Cabezo de Torres, no por las dimensiones de su cráneo. Aunque también. Tiene un blog llamado SefiFood donde combina sus dos máximas pasiones, divulgar sobre alimentación y hacer el chorra a partes iguales con dosis elevadas de frikismo. Una vez una mujer le comentó lo siguiente: “Nunca pensé que la mezcla de política, ciencia, humor y pokémon dieran este brillante, ingenioso y desternillante resultado” Esa mujer era su madre. Ahora aterriza con fuerza en Frikimalismo para inundar nuestras cuencas oculares con su sabiduría frikuna sobre anime, videojuegos y cualquier área audiovisual donde tenga cabida un impactrueno. Twitter: @Sefitano

Artículos Relacionados